I Ching etimologicamente significa “Libro de las Mutaciones” y es uno de los libros más importantes de toda la literatura universal.

 Mi padre ya practicaba este arte y fue él quien me introdujo a ello de pequeña, pero no fue hasta que fui más mayor que empecé a estudiarlo y practicarlo yo también, antes que la acupuntura.
Es una técnica fascinante de previsión y análisis a través de la cual puedes obtener una información detallada e increíblemente acertada a preguntas o dudas de cualquier tipo.
Muchos de vosotros ya conocéis este arte y casi seguro habéis hecho una o varias preguntas en vuestra vida. Ya sabéis que es en el hexagrama, en el poema y en las líneas donde se esconde la respuesta, un entramado de signos, detalles y datos que se relacionan entre sí bajo su propio orden.

«Mi trabajo en tu consulta es mostrarte dónde estás, cómo estás colocado, cuál es el posicionamiento más correcto, qué tomar y qué dejar de la situación consultada y hacia dónde y cómo enfocar para atravesar la mismo».

La sesión se extiende a 1 hora y media (o más si es necesario), por Skype o en persona, puede ser grabada y te llevas un escrito de varias páginas con la explicación detallada.